Yo vengo a decir que…

Me siento sola. Quizás es el hecho de que tengo insomnio a las dos de la mañana o que, en todos estos días, mientras casi todo el mundo duerme, yo estoy despierta y viceversa. Mi reloj biológico esta de cabeza. Quizás es el hecho de que necesito hablar con alguien, no desahogarme, simplemente saber que hay alguien. Son las dos de la mañana con treinta y dos minutos y no hay nadie. No puedo conciliar el sueño. Y me siento sola. ¿Sabes que es lo peor del caso? Que no tengo remitente. Estoy escribiendo por escribir.

Sigue leyendo

Anuncios

Publicado en Soy

Permalink 2 comentarios

Cactucea

Hace, casi, un mes en mi clase de Literatura me dejaron de tarea leer “Bonsái”, un cuento, de Guadalupe Nettel. La trama se sitúa en alguna ciudad de Japón, donde un hombre casado, sin el deseo de tener hijos, asiste cada domingo, a espaldas de su mujer, sin ninguna razón aparente, a un parque cerca de su casa. En el parque hay un invernadero, el hombre, un día, curioso, irrumpe en el y se da cuenta, de la mano del jardinero experto que lo guía entre las plantas, que su naturaleza es la naturaleza propia de  un cactus. Lo acepta  y se vuelve más natural en su propia naturalidad (valga la redundancia necesaria)  al adoptar una postura, un “ser” en especifico que a la vez lo delimita y a la par potencia lo que es.

Sigue leyendo

Publicado en Soy

Permalink 1 comentario